Educar en la Salud Mental

Desde el comienzo del presente curso escolar, hemos oído hablar mucho en los medios de comunicación del estado de la salud mental de nuestra sociedad como consecuencia del Covid. Las estadísticas en todos los rangos de edad coinciden en un incremento significativo del malestar emocional en la población.

 

Queremos aportar algunas ideas sobre lo que se entiende por salud mental y cómo desarrollarla.

 

Según la OMS (2001) “La salud mental es un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a la humanidad”.

 

Para UNICEF desde el punto de vista educativo, se entiende que la salud mental impulsa la capacidad humana de pensar, sentir, aprender, trabajar, construir relaciones significativas y contribuir en el entorno próximo y en el mundo. UNICEF hace hincapié en los siguientes puntos:

 

  • La salud mental es un estado de salud y debe ser considerada tan importante como la salud física.
  • La salud mental no es siempre un problema biológico, es un problema multifactorial (educación, recursos económicos…)
  • Los elementos protectores de la salud mental están en las pautas parentales y la educación.
  • Los factores de riesgos sociales se dan en la pobreza, la discriminación y la violencia.

 

 

 

 

UNICEF recomienda no considerar como patológicos comportamientos y emociones humanas intensas que son parte de la vida, pues hacerlo impide desarrollar estrategias de afrontamiento necesarias en el desarrollo personal.

 

Clasificando los indicadores que favorecen una buena salud mental:

 

  • Autoaceptación
  • Optimismo
  • Resiliencia
  • Establecimiento de relaciones positivas
  • Sentido propositivo en la vida
  • Sentimientos de crecimiento y logro
  • Sentido de aceptación social
  • Integración en la comunidad

Creemos en la importancia de que los Proyectos Educativos desarrollados en los centros escolares incluyan el aprendizaje de habilidades para la vida, como imprescindibles para conseguir una mejor salud mental. Las habilidades necesarias se aprenden de forma progresiva y son útiles para manejar pensamientos y emociones, respetando siempre los ritmos de desarrollo de cada persona. En este sentido, resulta imprescindible trabajar con nuestros alumnos los siguientes aspectos:

 

  • Tomar decisiones informadas
  • Solucionar problemas
  • Pensar crítica y creativamente
  • Establecer relaciones saludables
  • Empatizar con otras personas

 

UNICEF nos anima a estar presentes como padres y/o educadores en la adquisición y desarrollo de las herramientas necesarias para una buena integración personal y social de la población infantil y juvenil, que favorezca el bienestar emocional y el crecimiento personal de nuestros jóvenes.